By Susy Villafañe

8 de October de 2019 14:35

Educar a jóvenes valientes, optimistas y emprendedores: el reto de hoy 

Día tras día, nuestra región se enfrenta a retos más difíciles: desigualdad, violencia, discriminación, falta de oportunidades. Podría pensarse que tenemos un futuro desesperanzador, pero hay quienes están trabajando para forjar un mejor mañana con niños y jóvenes que producen cambios, maestros que motivan y profesionales que inspiran; personas que construirán un mañana mejor.

Invirtiendo en los jóvenes 

En Latinoamérica y el caribe viven más de 163 millones de jóvenes. Para el CEPAL de la ONU, ellos representan las promesas de la región, la capacidad de estas naciones de desarrollar economías más sólidas y mejores democracias. A pesar de su edad no han tenido una vida fácil, más de la mitad de ellos vive en regiones pobres, zonas con altos índices de violencia, proviene de hogares vulnerables o carece de estudios que le permitan acceder a empleos de buena calidad. Sin embargo, mantienen una visión optimista del futuro, son valientes, emprendedores y se saben capaces de cambiar el mundo.

Es pensando en esto que han nacido en la región una serie de programas y proyectos que se han propuesto ayudar a los jóvenes, entre 4 y 30 años, a desarrollar sus talentos y sus redes sociales para construir sus propios caminos hacia vidas mejores. Una de las maneras en que han decidido hacerlo es mejorando la calidad de la educación que reciben .

En Jamaica, por ejemplo, se desarrolla el proyecto “Boys in Education” que responde a una situación problemática de gran calado en el país: unos índices muy altos de abandono y fracaso escolar —sobre todo en los estudiantes varones— como consecuencia de la violencia y la pobreza en la que crecen inmersos la mayor parte de sus jóvenes. Esta situación les ha hecho perder la fe en sus propias capacidades, en la capacidad del estudio para transformar sus vidas y en el futuro de su nación.

“Boys in Education” es un espacio en el que padres, educadores y empresarios pueden discutir los retos, las oportunidades y la manera de enfrentar las dificultades que presentan los niños para aprender, mantenerse motivados, comprometerse con su educación y mejorar sus niveles de logro académico y sus niveles de desarrollo personal y socio-económico. Además, durante la semana en que se desarrolla el proyecto, los estudiantes tiene la posibilidad de conocer y dialogar con ejemplos positivos de personas exitosas que les ayudan a desarrollar autoconfianza y comprender que pueden llegar lejos.

En Uruguay, por su lado, hay 86.000 niños de 550 escuelas primarias ubicadas en territorios difícil acceso que están aprendiendo inglés a través de videoconferencias. Son más de 3000 clases a la semana impartidas de forma remota por profesores desde instalaciones en Argentina, Uruguay, Reino Unido y las Filipinas. Sin esta labor titánica, muchos de esos niños jamás hubieran tenido la oportunidad de aprender el idioma.

En Cuba, a través de la firma del “Memorandum of Understanding” MoU, se decretó que todos los estudiantes universitarios deben ser capaces de comunicarse en inglés de manera fluida al nivel B1 del marco común europeo. Para hacer esto posible, durante 2018, 200 mentores y profesores recibieron entrenamiento especializado para conocer y poner en práctica las metodologías más efectivas en la enseñanza de inglés y replicar los conocimientos adquiridos en sus propias universidades.

Los campeones del futuro 

Los maestros de Latinoamérica y el caribe tienen una inmensa responsabilidad sobre sus hombros, formar a los ciudadanos que el mundo necesita para ser más diverso y equitativo. Es una tarea que requiere dedicación constante, aprendizaje permanente y superar numerosos desafíos día tras día, pero estos docentes no saben rendirse, tienen sangre de campeones.

Para darles una mano, durante 2013, nació “Champion Teachers”, un proyecto que capacita a docentes de escuelas públicas para comprender y practicar mejor su labor a través de la reflexión sobre la práctica, la identificación de problemas desafiantes y el desarrollo de soluciones usando técnicas de Investigación Acción Exploratoria. El proyecto, nacido en Chile, ha sido tan exitoso que actualmente se está replicando en Perú y Colombia.

Creando puentes al mundo 

En décadas anteriores —señala Cristina Banfi de la Universidad de Warwick, en Inglaterra— aprender otro idioma era percibido como una actividad exclusiva de las élites y las clases altas. Sin embargo, actualmente el bilingüismo es una necesidad imperiosa para todos los ciudadanos. Los gobiernos de Latinoamérica reconocen que si no incentivan el aprendizaje del inglés en todos los niveles sociales, estarían perdiendo todas las oportunidades económicas que les podría brindar la globalización.

En Colombia, la alcaldía de Medellín ha querido incentivar este aprendizaje en las áreas relacionadas directamente con el turismo. Por ello, lleva tres años desarrollando el proyecto “English for Tourism” o “Inglés para el turismo”. Así, más 800 personas que se desempeñan como taxistas, trabajadores de hotel, guías de turismo o artesanos han aprendido a hablar y entender mejor el inglés y están mejor preparados para mostrarle su ciudad al mundo.

El Inglés crea puentes, permite que se produzcan intercambios, diálogos y negociaciones entre lo local y lo global. En efecto, cada persona que sabe hablar inglés y puede demostrarlo tiene la posibilidad de aplicar a trabajos de empresas internacionales, obtener becas en universidades de reconocimiento global o atreverse a emigrar, por mencionar solo algunas ventajas. 

En Bogotá, durante 2016, con el fin de cumplir las metas de “Colombia bilingüe”, las autoridades educativas pusieron en marcha un programa de mentoría en diversos colegios públicos de la ciudad. El programa abarca acciones como: entrenamiento docente, certificación de profesores y estudiantes con el examen APTIS, revisión y fortalecimiento de currículos, y empoderamiento de los docentes a través de preparación en liderazgo.

El trabajo ha brindado frutos. Hizo que los colegios públicos de la capital fueran competitivos a nivel nacional e internacional. Adicionalmente, ha beneficiado a más de 486 docentes, 200.000 estudiantes y 28 directores.

En un mundo cambiante, los maestros deben seguir aprendiendo e innovando en sus prácticas de enseñanza. Por eso, en México, durante 1991, nació el proyecto “Best of Britain and ELT” (BBELT) que brinda a docentes, expertos y académicos la oportunidad de reunirse para intercambiar experiencias y reflexionar sobre los desafíos que enfrentan en el día a día de su profesión, esto con el fin de incentivar las prácticas innovativas en la enseñanza del inglés.

Este proyecto, se ha convertido en una de las más prestigiosas conferencias de México y casi 8.000 participantes han visto sus prácticas docentes mejorar tras aplicar las lecciones de los expertos internacionales invitados. En Colombia, el proyecto BBELT se ha venido desarrollando desde 2017 en la universidad Santo Tomás de Bogotá con excelentes resultados.

En 2016, se firmó un acuerdo de reconocimiento mutuo de títulos académicos entre Reino Unido y Colombia según el cual los títulos de educación superior obtenidos en estos países pueden ser convalidados, con el fin de fortalecer las relaciones de ambos países y promover la cooperación en el sector educativo y la movilidad académica. Con esto, Colombia se convierte en el tercer país latinoamericano, después de Chile y México, en ser reconocido por el Reino Unido gracias a la calidad de su educación superior.

Una mejor educación es un mejor futuro para nuestros países y comunidades, un futuro de equidad, inclusión y diversidad. Llegar a donde queremos no es fácil, los retos son numerosos, pero cada una de las experiencias en este artículo muestra que hay gente apostándole a la enseñanza en todos los niveles. Y mientras esos proyectos existan y se multipliquen, ese futuro estará cada día más cerca.