Ayudar a los estudiantes a mantenerse motivados mientras aprenden a distancia y sin el apoyo cara a cara del profesor o de sus compañeros puede ser un reto. Por otro lado, la enseñanza a distancia es una oportunidad ideal para que los profesores prueben nuevas formas de enseñanza, aprendan de sus compañeros o colegas y permitan a sus estudiantes convertirse en estudiantes independientes.